Utilizar Pistola de Calor

La mejor pistola de calor para cada uso

En ocasiones algunos arreglos se nos resisten y necesitamos más tiempo del que pensábamos para solucionarlos. La mayoría de las veces esto ocurre porque no conocemos bien la herramienta con la que solventar una reparación concreta de la forma más eficiente posible.

Este es el caso de las pistolas de calor, una herramienta eléctrica esencial durante los inviernos del norte de Europa, que no se ha popularizado en España, principalmente por desconocimiento de sus múltiples usos. Desde luego sirven para descongelar y secar, pero además, sus características nos permiten utilizarla en las más variopintas situaciones y con las más diversas funciones.

Las pistolas de aire caliente son herramientas que utilizan calor negro, es decir, calor irradiado que no procede de elementos incandescentes o al rojo vivo por combustión. Su funcionamiento es similar al de un secador de pelo, ya que emite una corriente constante de aire caliente, sin embargo, su alto poder calorífico, capaz de alcanzar hasta los 600ºC, la convierte en una herramienta seria, con la que hay que tomar precauciones antes de utilizarla de forma incorrecta.

5 usos básicos de las pistolas de calor

  1. Restaurar muebles: gracias a las enormes temperaturas que emiten, las pistolas pueden decapar pintura en superficies de madera, como la de muebles antiguos. Estas decapadoras de aire caliente acaban rápidamente con viejos barnices y pinturas acrílicas.
  2. Modelar y soldar plástico: las pistolas de calor también son herramientas idóneas para trabajar con piezas de plástico, por ello en algunas ocasiones también se emplean como soldador de aire caliente para plástico o para moldear tuberías de materiales termoplásticos, como el PVC, el teflón o el nailon.
  3. Despegar: no solo pegatinas y adhesivos con absoluta facilidad, sino también superficies más complicadas como suelos de vinilo, suelos Sintasol o moquetas de linóleo.
  4. Reparar parachoques: sin duda, una de las aplicaciones más imaginativas de las pistolas de calor. Como ya hemos mencionado, las pistolas de aire caliente pueden moldear el plástico, y por ello nos pueden servir de ayuda para eliminar esos fastidiosos bollos de nuestro parachoques. Una tarea muy simple que nos puede ahorrar la dolorosa visita al taller de chapa y pintura.
  5. Reparar instalaciones eléctricas: tanto si queremos unir cables mediante tubos termoretráctiles como si necesitamos soldar pequeños componentes de circuitos eléctricos, la pistola de calor es nuestra mejor aliada frente a las reparaciones electrónicas.

Las 3 mejores pistolas de calor del mercado

Ahora que ya sabemos más sobre las funciones de una pistola de calor negro es necesario saber que no todas las herramientas del mercado ofrecen el mismo tipo de prestaciones. En función de su precio, su precisión y de la frecuencia de uso con que pensemos utilizarla, el mercado nos ofrece múltiples alternativas, de entre las que destacan las 3 pistolas de aire caliente citadas a continuación.

Pistola de Calor Amarilla

3. MANNESMANN M 49500, LA PISTOLA DE CALOR MÁS BARATA DEL MERCADO

Si después de leer todas las soluciones que nos aporta una pistola de calor negro aún no estamos seguros de cual es la que más se adapta a nuestras necesidades, lo más razonable es adquirir la pistola de calor Mannesmann M 49500. Esta pistola de calor es la más barata del mercado y sirve para trabajos puntuales de decapado de pintura, eliminación de adhesivos o modelado de tuberías de plástico.

Además la herramienta incluye un kit de accesorios entre los que se cuentan una boquilla terreno, una boquilla de deflación, una boquilla ancha y una pequeña espátula para quitar la pintura de la madera de una forma más cómoda. En definitiva, si queremos comprobar como de útil puede llegar a ser una pistola de aire caliente en nuestro bricolaje diario, Mannesmann nos ofrece su modelo M 49500 a un precio insuperable.

2. BLACK & DECKER KX2200K, DECAPADOR MULTIUSOS

Lo que Black & Decker nos ofrece con su modelo de decapador KX2200K es una herramienta pensada para las largas distancias. Sus 2000 vatios de potencia generan entre 360 y 720 litros por segundo, llegando a alcanzar una temperatura regulable de hasta 645ºC.

La decapadora Black & Decker KX2200K es sin duda la opción perfecta para los largos trabajos de decapado, así como para el moldeado de tuberías de cobre o de material termoplástico.

1. BOSCH PHG 630 DCE, PISTOLA DE CALOR PROFESIONAL CON PANTALLA LCD

Una de las mejores decapadoras del mercado, así de simple. La pistola de calor Bosch PHG630 DCE está pensada para realizar trabajos de precisión, tales como soldaduras de pequeños componentes en circuitos eléctricos o trabajos con estaño. Para ello, esta pistola de calor profesional incorpora una pantalla LCD en la que se puede graduar la temperatura, manteniéndose constante en todo momento gracias a su sistema electrónico.

Además, sus 3 niveles regulables de salida de aire convierten a este decapador Bosch en uno de los más rápidos del mercado. Como siempre, la calidad Bosch se nota.

Pistola de Calor Roja

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba