Las 5 mejores herramientas para pintar nuestro hogar

Si se nos ha ocurrido la atrevida idea de pintar nosotros mismos nuestro hogar hay que tener en cuenta varias claves para conseguir un resultado profesional, pues no se trata tan solo de aplicar pintura a lo largo y ancho de las paredes, sino que tiene que ver más con tener pericia, ser metódicos y contar con las mejores herramientas para pintar, algunas de ellas centradas en los detalles que sin duda son importantes, pues una vez llegamos a partes difíciles como esquinas o enchufes necesitamos aplicarnos y no hacer el trabajo a las prisas.

Pintar nuestro hogar por nuestra cuenta implica ahorrarnos la mano de obra, que sin duda es la parte más cara del trabajo, pero es importante contar con las mejores herramientas. A continuación, las cinco mejores herramientas con las que seguro cuentan los mejores pintores de casas en Madrid.

rodillos para pintar

Rodillos para pintar

Son el gran protagonista a la hora de pintar grandes superficies, por lo que sin duda tienes que hacerte con uno (o varios) de ellos. Techos y paredes necesitan de un buen rodillo que nos permita avanzar rápida y homogéneamente. Además, para llegar a los techos solo hay que adaptarles un prolongador, que bien puede servir el palo de la escoba. Los hay de varios tipos y los elegiremos dependiendo de nuestras necesidades:

  • De espuma: funcionan para la mayoría de superficies y se utilizan para aplicar pinturas sintéticas.

  • De lana: se utilizan para aplicar pintura plástica y pueden ser de lana de oveja o sintética.

  • De radiador: largos a la vez que finos, nos permite introducirlos tras los radiadores o en lugares de difícil acceso.

  • Con depósito: cuentan con un depósito que cuando se llena de pintura sale por unos agujeros e impregna el rodillo.

  • Eléctrico: con este tipo de rodillo se ahorra mucho tiempo y esfuerzo, pues dispone de un depósito independiente que bombea pintura hasta el rodillo.

brocha ancha

 

Brocha

Aunque el rodillo sea una de las herramientas para pintar que más vamos a utilizar para todas la superficies, disponer de una brocha plana y ancha puede ser otra buena opción, además de otras más específicas para esas zonas donde nos encontramos con obstáculos: marcos de las puertas, ventanas, enchufes o interruptores, etc. Para las esquinas podemos utilizar una brocha de cabeza triangular. Para los lugares de difícil acceso, una brocha de mango alargado o de radiador. Y para esas zonas cercanas a puertas y ventanas, una brocha paletina o biselada. Se tratan de herramientas económicas y útiles que no deben faltar en nuestro hogar.

pintar una casa

Almohadillas

Están hechas de espuma y complementan perfectamente a los rodillos y las brochas, pues son las herramientas para pintar ideales para las esquinas, ya que extienden la pintura con más facilidad.

Se trata de una de las herramientas para aplicar pintura más básicas y, al mismo tiempo, más útiles que existen ya que nos permiten llegar allí dónde las herramientas convencionales no alcanzan, como tubos o radiadores. Existen multitud de tipos de almohadillas dependiendo de su tamaño o de la superficie que vayamos a pintar, aunque por muy poco dinero podemos encontrar juegos estándar de 200 mm ideales para las paredes planas.

Lo que sí tenemos que tener en cuenta a la hora de pintar con almohadillas en cualquiera de sus modelos es la limpieza. Es necesario limpiar detalladamente cada utensilio después de su uso para asegurarnos de una larga vida.

Recipientes

El cubo, bien sea de plástico o de metal, es el gran clásico, aunque también están las cubetas, más fáciles de manejar y donde el escurrido es más fácil de realizar. A los cubos conviene añadirles una rejilla para escurrir correctamente la pintura.

pintar una casa

 

Pistola para pintar

La calidad de esta herramienta es suprema, pues proporciona un acabado magnífico gracias a que pulveriza una capa de pintura de forma regular; aunque se utiliza mayormente para vallas de jardín, zócalos, muebles, puertas, etc. Es la todo terreno de las herramientas para pintar.

Hay 3 tipos básicos de pistolas para pintar:

  1. Pistola eléctrica: la más práctica y sencilla de las tres, ya que solo necesitaremos una toma de corriente, llenar el cargador con pintura y ponernos manos a la obra. Aquí las podemos encontrar a unos precios increíbles.
  2. Pistola eléctrica con turbina: si lo que buscamos es alcanzar una mayor superficie con nuestra pistola, lo que necesitamos es una herramienta con turbina. Esta pistola se basa en el mismo principio funcionamiento que la anterior, pero incluye una turbina que nos otorga una potencia extra para largos periodos o para barnizar muebles.
  3. Pistola airless: la pistola de los profesionales. Trabaja con aire comprimido, por lo que necesita de un compresor de aire para pintar, y ofrece los mejores resultados.

Herramientas para pintar

Y por supuesto, como elementos complementarios a las anteriores herramientas para pintar, no nos podemos olvidar de contar con una buena escalera que nos permita llegar a las partes más altas y de cinta de pintor para tapar los marcos de las puertas y las ventanas, los interruptores, y todos y cada uno de los elementos que conforman nuestro hogar.

Leave a Comment