Las mejores cajas de herramientas Stanley

Llega un momento en la vida de todo manitas en el que hay que cambiar nuestra querida caja de herramientas, esa que tantos años nos ha servido fielmente, por una nueva, más práctica y cómoda. Es un momento triste. Son muchos años de reparaciones y bricolaje juntos. ¡Si conocemos cada uno de sus rincones como la palma de nuestra mano! Pero seamos sinceros, está hecha polvo. Los compartimientos apenas son capaces de contener los tornillos en su interior, los cierres chirrían, las portezuelas se atascan. Cada vez que una de sus aristas nos roza accidentalmente nos produce un moratón. No debería ser una amarga despedida, sino un “Sayonara Baby” con todas las de la ley.
Vieja caja de herramientas

A los que tenemos claro que el momento ha llegado, la marca de herramientas americana Stanley nos tiene reservada la mejor colección de organizadores de herramientas adaptada a todas las necesidades y bolsillos. Desde el clásico maletín hasta el más sofisticado portaherramientas, todos y cada una de las cajas de herramientas Stanley están diseñadas para hacernos olvidar de inmediato nuestra vieja y demacrada caja.

En función de nuestras necesidades de almacenaje, clasificación, volumen o inmediatez, Stanley nos ofrece distintas soluciones entre las que destacan cinturones, bolsas,organizadores y carros móviles.

Cinturón de herramientas

Los cinturones de herramientas son el método más práctico e inmediato que existe para almacenar utensilios. Para los trabajadores que, debido a sus tareas, están en constante movimiento, un cinturón de herramientas les aporta ese dinamismo que tan difícil de es conseguir con una caja de herramientas tradicional.

Hoy día, junto al clásico cinturón de cuero, Stanley también ofrece productos fabricados en nailon que han abaratado el coste de estos soportes hasta convertirlos en accesorios que todo el mundo se puede permitir.

Stanley 1-96-178, cinturón de nailon

Gracias a sus departamentos intercambiables los improductivos paseos a la caja de herramientas son cosa del pasado. El cinturón de nailon Stanley está diseñado para que tengamos siempre a mano las herramientas más indispensables del día a día: destornilladores, martillo, alicates. Todo tiene lugar en sus resistentes secciones.

La talla es adaptable a cualquier cintura gracias a su trasero ajustable, que, además, está acolchado para brindarnos todo el confort y la comodidad que nuestros trabajos en la construcción demandan.

La posibilidad de intercambiar los bolsillos es muy práctica ya que nos permite trabajar con las herramientas justas que necesitamos en cada momento. Si lo que buscamos es un cinturón aún más compacto, Stanley también ha diseñado un modelo reducido del 1-93-329, que nos permite tener todas nuestras herramientas siempre con nosotros a un precio fabuloso.

Stanley 2-93-200, cinturón de cuero

Una de las cualidades que los profesionales buscan en un cinturón de herramientas es durabilidad. Dejar a medias una faena por culpa de un cinturón roto, incapaz de sujetar adecuadamente nuestras herramientas, es inadmisible. Por eso muchos expertos de la construcción no se la juegan y eligen cinturones de cuero, como éste de Stanley.

Como ya he dicho, su principal ventaja con respecto al de nailon es su resistencia. Un cinturón de cuero es un complemento para toda la vida. El 2-93-200 posee, además, varias secciones de distintos tamaños, ideales para almacenar nuestras herramientas más útiles.

Especialmente práctico y seguro es el uso de cinturones durante trabajos realizados en las alturas, cuando, acudir a la caja cada vez que necesitamos una herramienta, además de una perdida de tiempo, también supone un peligro añadido.

Mochilas y bolsas de herramientas

Capacidad y confortabilidad, esas son las características de las mochilas y bolsas de herramientas. Fueron desarrolladas para alejarse del excesivo peso de sus antecesores, las cajas metálicas, y se han convertido en los últimos años en uno de los complementos de almacenamiento de herramientas más populares entre los profesionales del sector de la construcción, superando incluso a las clásicas cajas de herramientas Stanley.

Stanley 1-79-215, mochila con ruedas

Lamochila Stanley 1-79-215 es un complemento ideal para transportar nuestras herramientas de la forma más sencilla. Esta mochila de herramientas, que cuenta con una capacidad increíble (53 x 33 x 20 cm), también fue desarrollada con ruedas incorporadas, de tal forma que, cuando estemos cansados de cargarla, su sistema con mango telescópico nos permite deslizarla cómodamente sobre el piso.

Gracias a su resistente material podemos incluir todo tipo de herramientas en su interior sin miedo a posibles deterioros, y de una forma ordenada, gracias a sus compartimentos perfectamente adaptables. Con la mochila Stanley se acabó perder tiempo buscando una herramienta entre un revoltijo indescifrable de cacharros.

Stanley 1-97-515, bolsa-trolley de herramientas

Si cargar nuestra espalda nunca fue nuestro fuerte, Stanley FatMax también cuentan con una bolsa con trolley, para que mover nuestras herramientas de un lugar de trabajo a otro sea tan fácil como dar un empujón.

La bolsa de herramientas 1-97-515 es uno de los mejores aliados de los profesionales a la hora de almacenar ordenadamente nuestras herramientas, ya incluye múltiples compartimentos tanto en el interior como en el exterior.

Aunque uno de sus puntos fuertes son los materiales con los que está fabricada. Su tejido es capaz de soportar 600 denier, y su base de plástico protege nuestras herramientas del agua.

 

Organizador de herramientas

Cuando tenemos que trabajar con tornillos, tuercas y pequeños accesorios, el volumen y la capacidad de una caja de herramientas dejan de ser importantes comparados con la organización de la misma. Por este motivo las cajas de herramientas stanley ha desarrollado soluciones de almacenaje específicamente diseñadas para ordenar y clasificar todos nuestros utensilios.

Stanley Sort Master

El original de Stanley, nada de copias de baja calidad cuyos compartimentos pierden sus tapas tras dos días de uso.

Este organizador está diseñado especialmente para evitar el desplazamiento y la mezcla de las piezas durante su transporte. Además, el organizador Stanley nos permite disponer nosotros mismos de su espacio gracias a sus separadores intercambiables.

Todo ello está rematado con un cierre de seguridad para evitar que la caja se abra accidentalmente.

Stanley 1-71-963, organizador 3 en 1

Si lo que estamos buscando es un organizador que al mismo tiempo nos permita almacenar también herramientas, el Stanley STST1-71963 es nuestra caja de herramientas. Este organizador no solo incorpora compartimentos intercambiables para las piezas más pequeñas, sino que, además, posee un interior espacioso y adaptado para transportar herramientas manuales y eléctricas.

Una caja para todas nuestras herramientas y utensilios, esa es la misión del organizador Stanley STST1-71963. Además, la caja está rematada en plástico resistente y robusto para proteger nuestras valiosas herramientas de eventuales caídas. Un verdadero todoterreno del almacenaje para el sector de la construcción.

Cajas de herramientas Stanley con ruedas

Cuando nuestro trabajo nos obliga a trabajar con infinidad de herramientas, utensilios y piezas, transportarlo todo en una sola caja de herramienta se convierte en una misión imposible. Por suerte, Stanley ha desarrollado carros de herramientas especiales que nos brindan la oportunidad de contar con todas y cada una de las herramientas que necesitemos sin importar su tamaño. ¡Son auténticos talleres portátiles!

Stanley 1-79-206

Se trata de un carro modular que permite el despiece de sus arcones para falicitarnos el trabajo y ahorrar tiempo en la búsqueda de herramientas.

Como muchas cajas de herramientas Stanley, este carro cuenta con tres módulos independientes que pueden combinarse. Cada módulo posee unas características particulares, y nos ofrece una solución distinta de almacenaje para cada uno de los tipos de herramientas a transportar. Por ejemplo, la unidad media, con dos cajones es perfecta para el almacenaje de piezas y tornillos, mientras que la unidad inferior, con un mayor volumen, nos permite guardar herramientas más largas como sierras o herramientas eléctricas.

Está fabricado en plástico duro y posee ruedas de 7″ para un transporte más cómodo. Se trata de uno de los carros con mejor ratio calidad-precio del mercado.

Stanley 1-94-210

Ajustable, con distintos compartimentos voladizos que se abren por nivel, acabado robusto y resistente. Todo lo que se diga de este carro de herramientas es poco. Creado por Stanley FatMax es una de las soluciones más útiles y prácticas para el almacenaje y el transporte de herramientas.

Está especialmente indicado para todos aquellos profesionales que necesiten estar en continuo movimiento, ya que, a pesar de tu tamaño y capacidad se trata de un carro muy ligero y práctico.

En el siguiente vídeo se puede ver como de versátil es el carro Stanley 1-94-201, un verdadero refugio para nuestras herramientas.

 

 

Leave a Comment